La zona euro espera una contracción del PIB en el cuarto trimestre en torno del 2% y una ligera recuperación en el primer trimestre de este año para el conjunto de la zona euro.

Todo esto tiene mucho que ver con las medidas de confinamiento y que han sido bastante estrictas en toda Europa sobre todo desde mediados de noviembre.

Estas medidas adicionales, en todos los países, han llevado a que el sector servicios tenga una evolución negativa en el cuarto trimestre y que para el primer trimestre de este año sea el crecimiento cero o ligeramente positiva.

España trabaja en un escenario central que lo que proyecta es una contracción en el cuarto trimestre, ligeramente por debajo del 1%. Que no coincide con la zona euro.

El que el BCE, acaba de realizar una compra de 500.000 millones de euros de deuda pública, operación que se encuentra dentro de la racionalidad de lo que son los objetivos del BCE. Con esta operación se intenta obtener una inflación se acerque al objetivo de estar por debajo o próximo al 2%, lo cual no ocurre en estos momentos.

En el 2020 compró 120.000 millones de deuda española, el equivalente a la emisión neta del país durante ese año. Hablar de comprar emisión neta es adquirir el stock de deuda vencida y que hay que renovar y, en el caso de España, esta aumentada por el déficit público. Se intenta con estos es evitar la fragmentación de todos los mercados.

Ha habido efectos que no se van a reproducir y nos va a ayudar a que la inflación suba, puesto que una reducción del IVA en Alemania pesa muchísimo en la economía europea en el segundo semestre del año.

La evolución del precio de la energía va a ser diferente , el petróleo ha caído muchísimo pero está subiendo con fuerza de los 32 dólares barril a 56 dólares barril , por lo tanto vemos que se estará acercando la inflación al 1% y a esto hay que sumar toda la liquidez que ha inyectado el BCE para tener condiciones de financiación favorables y los programas de gasto público de expansión y el propio fondo de reestructuración , todo esto hará que la inflación suba al alza pero manteniéndose en un entorno moderado que decía anteriormente.

Otro del objetivo básico, que intenta el BCE es mantener unas condiciones de financiación favorables, fundamentalmente para aquellos gobiernos que están haciendo un esfuerzo, desde el punto de vista de la política fiscal, y que ha permitido mantener el programa de compras.

Las condiciones de financiación que esta llevando a efecto el BCE son las adecuadas a los momentos que estamos viviendo. La UE no puede permitir que, además de la crisis sanitaria y crisis económica, exista una crisis de deuda pública.

Seguiremos con riesgos de recuperación en la Zona basados en:

1.- Retraso en la vacunación de la población o que se interrumpa por cualquier motivo y es eso un factor de riesgo

2.- Que aparezcan varias variantes del virus.

3.- Que aparezcan noticias negativas en el contexto internacional. Con lo cual esperamos que la nueva administración americana vuelva a su sistema de programas de ayudas, desde el punto de vista fiscal, para empujar la economía.

Otra de las preguntas que nos hacemos muchos españoles es si en este periodo de crisis el estado debe de gastar más o menos. El planteamiento es muy simple, es una crisis sanitaria que lleva a efecto una caída del PIB enorme, en la zona euro de cerca del 8%, y en caso la española por encima del 11,6%. En consecuencia, hay que gastar en aquellas cuestiones que son imprescindibles, derivadas de la pandemia. No hay que olvidar que esto es una crisis económica derivada de una crisis sanitaria.

Y me estoy refiriendo a un aumento del gasto público dirigido a los ERTES, gasto sanitario, coberturas de préstamos con garantías públicas.

Se producirá desequilibrios presupuestarios que se corregirán automáticamente con los estabilizadores presupuestarios que actuarán cuando la economía vuelva a la senda del crecimiento con más ingresos. Con una caída del PIB la recaudación se reduce y otros gastos como el desempleo aumenta y eso lleva a un mayor déficit público, pero una vez que se va superando la pandemia los próximos trimestres la propia mejoría de la situación económica lleva a que ese déficit público se vaya reduciendo al ir aumentado los ingresos.

A medida que tengamos una recuperación económica, aumentaran los ingresos tributarios y se ira reducción los gastos, con lo cual el déficit público se irá reduciendo.

Pero eso no esconde que al haberse levantado el límite de déficit publico durante el 2020 y 2021 nos encontraremos con una ratio de déficit publico elevado. Con lo cual habrá que realizar ajustes presupuestarios a partir de los años 2022 y 2023, una vez superada la pandemia se mirará cual es la posición fiscal de los países. El déficit que estamos teniendo es para circunstancias excepcionales, no para circunstancias normales porque no es sostenible en el medio plazo.

Seguimos opinando que es un error subir el salario mínimo sobre todo en aquellos países, caso de España con una tasa de desempleo alta, se debe ser más cuidadoso.

Si este país estuviese próximo a una tasa de pleno empleo o con un desempleo del 3% podríamos decir que el propio mercado te llevaría directamente y no haría falta subir.

La economía española ha caído mas que la media en el año 2020 y entendemos que debe de recuperarse por encima de la media. Pero no se confundan en la estructura económica española el turismo y la restauración pesan mucho. Son empresas con poco músculo financiero que les costara salir. Llevara tiempo y hay que volver apostar y salir con fuerza. Es nuestra marca exterior.

También tenemos otra dificultad añadida y es que nuestra posición fiscal en el año 2019 no era la mejor, con un déficit público del 3% y con una ratio de deuda publica entorno al 95%, en cambio Alemania con superávit presupuestario valorado en 54.000 mil millones y una deuda pública del 60% las ayudas a las familias han sido mucho mejor. En el primer trimestre de este año nos iremos a cifras ligeramente positivas o en el entorno del 0 y partir del segundo trimestre del año se tiene que producir una recuperación intensa en la zona euro y si conseguimos esa inmunidad comunitaria el turismo y la restauración se ira recuperando.

En cuanto a los Fondos Europeos hay una parte que no se tienen que reembolsar entorno a los 70.000 millones de euros y otra de 50.000 millones de euros que se tienen que devolver

El programa es importante en referencia a emitir deuda conjuntamente y centrarse en los países que mas han sufrido con la pandemia A España le tocan este año 27.000 millones de euros. La economía española está por encima del billón y se tienen que utilizar para economía verde y digitalización que van a ser vigiladas por la economía europea y que además están ligadas a un plan de reformas. Es una ayuda, pero el esfuerzo básico hay que hacerlo, empresas, trabajadores para tirar de la economía en adelante.

Es difícil vaticinar en este escenario, pero esperemos que a finales del año 2022 se recuperará el nivel de antes de la crisis. La caída del PIB ha sido ligeramente inferior al 8% en el 2020, pero vamos a tener dos años con un crecimiento en torno al 4% en el 2021 y 2022.

Una vez que termine el año se medirán las ratios de deuda y déficit público en estas circunstancias excepcionales y se volverá a la senda de limites del gasto publico y de control del déficit. Es cuando España, presupuestariamente deberá llevar a efecto una reducción del gasto.

Autor: Salvador de Foronda Vaquero

Post Recientes